03:23h. Viernes, 26 de Mayo de 2017

El Clásico fue una nueva decepción para Venezuela

La cuarta edición del torneo de selecciones nacionales se saldó con un balance muy negativo para la novena criolla.14892080241619624793

En lo estrictamente estadístico, la cuarta edición del Clásico Mundial de Béisbol marcó una mejoría para Venezuela con respecto al torneo 2013 de selecciones nacionales. Al menos la novena que colgó el uniforme vinotinto para lucir un poco llamativo conjunto tricolor avanzó a la segunda ronda en un juego extra.

No obstante, el “avance” en el evento que terminó ayer para el bando dirigido por Omar Vizquel, en lugar de saldar un poco la deuda de hace cuatro años con su inesperada despedida en la primera fase, lo que hizo fue sumar una nueva actuación decepcionante, otra vez muy por debajo de las expectativas que generó un róster plagado de grandeligas.

De hecho, el “progreso” criollo se logró con dos victorias muy sufridas ante un combinado de menor jerarquía en la pelota como Italia. En ambos triunfos no sobró nada, pues se obtuvieron 11-10 y en extrainning en la primera ronda y 4-3 en el juego extra.

Al analizar superficialmente el porqué de tan floja participación, la fragilidad del pitcheo de relevo en todo el Clásico y la escasa ofensiva en la segunda ronda aparecen como las explicaciones más obvias.

Antes del trámite sabatino ante Puerto Rico, los bomberos criollos permitieron 26 carreras limpias y 41 hits en 30.1 innings de labor para una “efectividad” de 7.77. Del séptimo episodio en adelante, ese mismo bullpen permitió 21 carreras —18 merecidas— en 14 actos para elevado promedio de carreras limpias de 11.57.

La ofensiva respondió a medias. En la ronda inicial en un parque ampliamente favorable para los bateadores, los criollos marcaron 24 rayitas, pero en la segunda fase anotaron solo dos ante Estados Unidos y luego ante Dominicana recibieron su primer blanqueo en la historia del evento. Esas nueve arepas no fueron el único registro inédito negativo de 2017: el 11-0 que propinó Puerto Rico a los “tricolores” fue el primer nocaut de la delegación venezolana en las cuatro ediciones.

La discreta productividad de los bates nacionales fue evidente en el poco bombeo de incogibles que logró irrigar al ataque el llamado “corazón ofensivo” del equipo, compuesto por José Altuve, Víctor Martínez, Miguel Cabrera y Carlos González, quienes antes del último partido presentaban bajísimo promedio de .235 con cuatro extrabases y siete remolcadas.

A Venezuela, además, le costó mucho anotarle a los abridores contrarios, a los que antes de ayer le bateó .176, por eso, los de Vizquel solo empezaron arriba en el marcador 2-0 ante Estados Unidos. ¿La defensa? Sin incluir el último careo, solo se fue sin errores en los choques de primera ronda ante México y en el desempate ante los europeos.

Vizquel tuvo poca incidencia

La poca experiencia como mánager de Omar Vizquel generaba dudas sobre la idoneidad de su nombramiento para suceder a Luis Sojo como timonel venezolano. Sin embargo, la falta de ejecución en el terreno terminó por minimizar las decisiones o indecisiones discutibles del caraqueño, entre ellas la mudanza de Rougned Odor a la tercera base en el primer duelo en San Diego y el nombramiento de Yusmeiro Petit como tercer abridor.

Lee también

Venezuela inicia la segunda ronda del Clásico con tres brazos nuevos

Quizá la orden que generó más ruido del otrora campocorto fue la retirada de Miguel Cabrera en la sexta entrada del cotejo ante Dominicana por verse incómodo luego de un swing.

“Posiblemente si fuera temporada regular, se quedara, pero no estamos en temporada regular. Yo trabajo para los Tigres de Detroit y al caballo hay que cuidarlo”, le explicó al periodista Enrique Rojas, aunque en la rueda de prensa postpartido, sus argumentos fueron otros.

Los problemas físicos incuestionables fueron los que sacaron prematuramente de competencia al receptor Salvador Pérez, al infielder Martín Prado y a los relevistas Silvino Bracho y Robert Suárez. Además, el piloto de la selección venezolana no pudo contar con el zurdo Eduardo Rodríguez, quien no recibió permiso de Boston. 

       Screenshot (4)

Con la derrota por paliza 13-2 del último careo ante Puerto Rico, Venezuela dejó su marca en 2-5 en 2017 y en 12-12 en el historial del Clásico. El bronce de 2009 sigue siendo la mejor actuación del otrora bando vinotinto.

Foto referencial