20:09h. Lunes, 26 de Junio de 2017

¡HUMILLACIÓN HISTÓRICA! #PuertoRico desató todo su poder ante #Venezuela para propinarle nocaut en la séptima entrada.

Los boricuas minimizaron a la ofensiva venezolana a solo tres imparables. Carlos Corra, Yadier Molina y T.J Rivera se fueron para la calle en la noche más oscura para selección venezolana en un clásico mundial.

 

Venezuela inició su recorrido por el Clásico Mundial de Béisbol de la peor forma posible. No precisamente por caer pidiendo misericordia, sino por un conjunto que pareció estar derrotado en la sexta entrada y con marcador que apenas tenía delante a Puerto Rico 3 carreras por 0.
Una ofensiva que está plagada de estrellas en las Grandes Ligas, se notó tozuda y sin capacidad de reacción antes los lanzamientos de Seth Lugo. La estrategia de ser agresivo claramente no estaba funcionando, sin embargo, nunca llegaron los ajustes necesarios para retirar lo más pronto posible al iniciador boricua y se le facilitaban las maniobras a un Edwin Rodríguez que no deseaba depender de su débil bullpen.
Turnos cortos, acechar lanzamientos que estaban alejados de la zona y buscar batazos grandes cuando Lugo estaba en control, fueron las principales características que llevaron a Venezuela a sentenciar su derrota desde temprano.

Los maderos criollos caían continuamente en el juego de un Yadier Molina, que descaradamente solicitaba lanzamientos fuera de la zona por la ansiedad mostrada en los turnos. Mientras que Lugo se dejaba llevar y demostró cómo un abridor debe encarar los juegos de tal particular torneo

De los 16 bateadores que retiró el abridor, 8 fueron por la vía terrestre. Su sinker había impuesto una dictadura que la toletería venezolana nunca logró descifrar, ni tuvo los medios para dismunir su daño usando las limitaciones del torneo como amigo.

Hacer swing cuando era más beneficioso esperar, fue un mal que enseñó José Altuve y Odúbel Herrera, que debería ser un bastión determinante en el desgaste del lanzador rival, pero que no logró. Mientras que nombres como Salvador Pérez, Víctor Martínez y Carlos González, fueron claramente superados en sus apariciones.

Perfectamente lo dijo Omar Vizquel en la rueda de prensa luego del compromiso: “Estaban muy ansiosos y le hicimos swings a muchos lanzamientos malos”, una oración que explica la derrota de Venezuela a pesar que el rival anotó 11 carreras.

Altibajos en debut de Vizquel
Retirar a Félix Hernández y apostar por Gregory Infante fue una decisión que terminó dándole la razón a Omar Vizquel. Usar un relevista, que está acostumbrado a lanzar con presión y corredores cerca del plato, luce como mejor opción a un Chacín que está acostumbrado a iniciar sus trabajos sin gente en los senderos.

Pero todo indica que no tuvo la misma claridad más adelante. Aunque el resultado siempre pueden determinar si un fallo fue bueno o malo, la óptica del encentro

En la parte baja de la sexta entrada, Venezuela se encontraba abajo en el marcador 3 carreras por 0 luego del cuadrangular de Carlos Correa a Jhoulys Chacín. El diestro, que ya había lanzado tres entradas positivas, dio muestras de falta de comando en el boleto a Carlos Beltrán, pero Vizquel decidió seguir apostando por el diestro que ya había cumplido.

La fatídica frase que usan los amantes del béisbol “ese bateador está de más”, fue confirmada por un sonoro cuadrangular de Yadier Molina, que Jhoulys Chacín aceptó apenas la pelota salió del bate. El juego se colocaba 5 a 0, y a pesar que Venezuela tiene una alineación con un triple coronado, campeones bates y jugadores con poder de 30 cuadrangulares, lucía sentenciado.

Con el daño ya hecho, dejar a Chacín no parece tan desacertado. El Clásico Mundial tiene demasiadas limitaciones y guardar lanzadores (En este contexto) sí puede ser provechoso, porque perder 11 a 0 o 6 por 0, tiene el mismo impacto en la tabla de clasificación.

Correa y Molina, enseñaron su jerarquía
Es cierto que el trabajo de Seth Lugo fue determinante en la victoria de Puerto Rico, pero hay dos nombres a tomar en consideración: Carlos Correa y Yadier Molina.

El trabajo del receptor fue pletórico, encargándose de seleccionar los envíos que debían hacer los brazos boricuas y hasta ubicando a los jugadores en defensiva (Continuamente dio indicaciones a los infielders). Mientras que el antesalista—nunca jugó ahí en su carrera como profesional—brilló a la defensiva cortando un doblete de Martín Prado en el sexto episodio y hasta sacudió un vuelacerca por el jardín central que bajó los brazos de Venezuela.

 

El debut de Omar Vizquel como mánager y el de Venezuela en el Clásico Mundial de Béisbol no fue el esperado. La tropa criolla cayó por la vía del nocaut contra Puerto Rico, provocando que el proceso de autocrítica comenzara solamente minutos después del primer juego.
Le hicimos swings a muchos lanzamientos malos"
En rueda de prensa, el piloto de la Vinotinto señaló a la ofensiva como el principal motivo en el resultado negativo. “No bateamos”, comenzó la explicación de Vizquel. “Estaban muy ansiosos y le hicimos swings a muchos lanzamientos malos”.
Sin embargo, el mánager de Venezuela resaltó la labor de Seth Lugo, que usando sus envíos secundarios, mantuvo fuera de balance a una alineación que es considerada como una de las más poderosas del torneo. “Lanzó de forma maravillosa y siguió el plan que le dio (Yadier) Molina”.

NOTAS RELACIONADAS
Puerto Rico dejó en la lona a Venezuela
http://www.meridiano.com.ve/beisbol/clasico-mundial/148788/puerto-rico-dejo-en-la-lona-a-venezuela.html

Vizquel también explicó que los lanzadores criollos fallaron mucho en la ubicación de sus lanzamientos, algo que no puede suceder en un “estadio donde sabemos que la pelota va a volar”. Un total de cuatro cuadrangulares de Puerto Rico obligaron que el encuentro se terminara por la vía de la misericordia y ahora Venezuela está en una situación que no esperaba.
“Es muy difícil cuando pierdes tu primer partido porque ya no hay mañana”, agregó el piloto que ve el encuentro contra Italia como su primera gran prueba como mánager. “Tenemos que vencerlos para mantener las esperanzas de clasificar a la siguiente ronda.
El siniestro de los Vigilantes de Texas, Martín Pérez, fue confirmado como el abridor para el segundo compromiso de Venezuela.

14892080241619624793